Agur Eugène Green

[ Duela urte mordoa Noam Chomskyk erakutsi zidan "Berrien" begira denbora gehiegi ez pasatzen, boterearen propaganda neurtzeko eta hau ez besarkatzeko lan moduan ez bazen behintzat, horrela jakin diNat gaur 2020ko iraileko kontu txiki bat eta hemen zioaNK Emak Bakea blog kultural ikaragarritik (batizpat irakurketa eta zinema gaiak) hartutako testutxoa ]

Agur Eugène Green

 

agur… no es una despedida, sino un saludo…

Eugène Green, uno de los mejores directores de cine actuales, fue expulsado del festival de cine de Donostia por ejercer la desobediencia civil a la norma arbitraria que somete a la población al uso de una mordaza o bozal de forma permanente.

Primero fue la Ley mordaza y después vino la ley de las mordazas…

Lo peor de todo es el impresentable artículo publicado en el diario Gara por un individuo de nombre Víctor Esquirol. Este “periodista?” llega a acusar a Eugène Green de “poner en serio peligro” a quienes estaban presentes en la sala de proyecciones. Para este “periodista”, que escribe al dictado de la voz de su amo, Eugène Green se ha convertido en un apestado. Es imposible no recordar la novela de Alessandro Manzoni Historia de la columna infame. Cuando leí esta novela, escribí un breve comentario sobre la misma en el que decía: “Manzoni trata de recuperar acontecimientos que no suelen ser considerados como material histórico porque no afectan a los grandes poderes ni a los poderosos. Centra su investigación en un juicio contra pobres gentes que, como siempre, son utilizadas como víctimas propiciatorias con el fin de acallar al pueblo y conseguir la sumisión. Para lograr una sentencia ejemplar, los jueces inventan los crímenes y construyen una realidad paralela que les permita ejercer la venganza, imponer el miedo y asegurar el poder de las instituciones sobre el pueblo”. De lo que se les acusaba a qienes finalmente fueron condenados a la pena máxima (la muerte) era de contagiar la peste!!!

Es lo que ahora tratan de hacer con cualquiera que no se someta a los dictados del miedo.

No deja de sorprenderme que en un diario como Gara se publiquen columnas ensalzando la labor de la Ertzaintza como defensores del orden. Desde luego que, como dice el autor de la columna de marras, “aquí se está viendo muy claro quién está a la altura y quién no”. Se ha impuesto el pensamiento único de tal forma que ya no es criticado ni por los medios que, como Gara, se suponían críticos con los poderes constituidos y sus normas dictatoriales.